Reflexiones para ser feliz

Regina Brett, de Cleveland Ohio, nos dice:

«Para celebrar la llegada a mi avanzada edad escribí unas lecciones que me ha enseñado la vida:

– La vida no es justa, pero es bueno vivir.

– Es demasiado corta para perder el tiempo lamentándose.

– Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tu familia y amigos si. Mantente en contacto con ellos.

– No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

– Llora con alguien, alivia más que hacerlo solo.

– Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

– Haz las paces con tu pasado para que no arruine tu presente.

– Nunca compares tu vida con la de otros. No tienes ni idea de cómo es su travesía.

– Si una relación es secreta, mejor no tenerla.

– Respira profundamente. Eso calma la mente.

-Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o alegre.

– Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. La segunda sólo depende de ti.

– Cuando persigas lo que amas en la vida, no aceptes un «no» por respuesta.

– Enciende velas, usa sábanas bonitas, ponte tu mejor lencería. No guardes todo para una ocasión especial. Hoy es ese día especial.

– Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo.

– El órgano sexual más importante es el cerebro.

– Nadie es responsable de tu felicidad, sólo tú.

– Enmarca cualquier supuesto «desastre» con estas palabras: «En cinco años  ¿esto importará?»

– Perdónales todo a todos.

– No te incumbe lo que las otros piensen de ti. Ni te preocupes por eso.

– El tiempo sana casi todo.

– Por más buena o mala que sea una situación…algún día cambiará!

– No te tomes nada muy en serio.

– No cuestiones la vida. Sólo vívela  y aprovéchala al máximo hoy.

– Llegar a viejo es mejor que morir joven.

– Todo lo que verdaderamente importa es que al final hayas amado.

– Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

– Si juntáramos nuestros problemas y viéramos los de los demás, seguramente querríamos los nuestros.

– La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

– Lo mejor está aún por llegar…fe y adelante.

– No importa cómo te sientas… arréglate y preséntate.

– Cede.

– La vida no está envuelta en un lazo, pero es un regalo.

Y por último: Los amigos son la familia que nosotros mismos escogemos»