Labios suaves e hidratados

Los labios necesitan unos cuidados muy específicos para que estén bonitos y en buen estado. Ahora, en invierno, pueden estar secos y cuarteados. Para mejorar su estado y mantenerlos hidratados, hay  soluciones caseras que pueden ayudarnos:

– Con el cepillo de dientes (manual o eléctrico), haz unas pasadas sobre la piel de los labios, de forma muy suave y con movimientos circulares. Harás una exfoliación de la delicada piel de esta zona y eliminarás todas las células muertas. Después aplica un bálsamo protector graso (vaselina, manteca de karité, aceite de ricino…)

– Se puede también hacer una exfoliación con una mezcla casera de miel, aceite y azúcar, cuando ésta esté compacta pero blanda se frotan los labios con los dedos, de forma suave pero continuada, y finalmente se retiran los restos con agua fría. No hace falta bálsamo posterior porque ya quedan suficientemente hidratados.

Cuando los labios están muy estropeados se repite la operación cada día pero cuando estén recuperados se continúa con el ritual dos veces por semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.