La elegancia de Jacky Kennedy

La famosísima viuda del presidente de Estados Unidos, considerada una de las mujeres más elegantes del mundo, no tuvo unos comienzos nada fáciles. Su infancia fue traumática por la inestabilidad afectiva, lo que le provocó inseguridad, timidez y un carácter muy introvertido. En la juventud el físico tampoco le acompañaba, era delgadísima, sin apenas curvas, con un rostro extraño y unas manos y pies desproporcionadamente grandes.

Se encontró así misma cuando vivió en París al finalizar sus estudios, se liberó del opresivo ambiente familiar, desarrolló su pasión por la fotografía y descubrió el estilo y la elegancia de la mujer parisina.

Al volver a su país encontró trabajo en un periódico y empezó a tener éxito socialmente porque su nuevo yo era alguien interesante y exquisito que se diferenciaba de la masa, el senador John F. Kennedy, considerado un soltero de oro, se enamoró de ella en una entrevista que le hizo ella y el resto es historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.