Adolescencia; misteriosa etapa

La adolescencia, según la biología, empieza entre los diez y once años en las niñas y los once y doce años en los niños, prolongándose de tres a cuatro años.

Según la Organización Mundial de la Salud el final de esta etapa es a los veinte años.

Desde el punto de vista jurídico termina a los dieciocho años, se considera que el individuo es adulto para ejercer sus derechos.

En la realidad se pospone esta edad por la falta de independencia económica, por ello muchos jóvenes se ven obligados a ser socialmente adolescentes hasta edades muy avanzadas.

La pubertad es un proceso que se inicia en el hipotálamo, gracias a un reloj biológico, no se presenta de repente, tarda su tiempo.

La estructura hipotalámica es muy sensible a las influencias psíquicas por lo que en este período se pueden sufrir alteraciones por causas muy diferentes.

En esta etapa algunos síntomas son:

– Transformación de la imagen corporal, lo que puede provocar problemas de autoaceptación

– Dolor y cambios emocionales

– Creencias infundadas, mensajes internos negativos, falsa percepción de la realidad, se tiende a magnificar todo y se es muy influenciable a la opinión ajena.

Nunca como ahora tendrán los padres ocasión tan propicia para expresar su afecto, ser pacientes y ayudar a sus hijos a pasar esta etapa. Se deja atrás la infancia y se sufren muchas transformaciones que afectan a todos los ámbitos; por ello hay que ser guía, conocer a sus amigos que tanto les van a influienciar y acompañarlos en este período tan convulso como apasionante.