Acierto o error en los Oscar

Los Oscar de Hollywood son el escenario perfecto para lucir el mejor aspecto, allí las mejores firmas de moda y cosmética eligen a sus embajadoras entre las que más destacan. Se trata de llamar la atención, siempre positívamente,  ya que hay contratos millonarios en juego.

Por eso la preparación física es exhaustiva; las estrellas se ponen a dieta, hacen más ejercicio, van a centros de belleza para preparar su piel para el gran día…hacen todo lo posible para estar al 100% de sus posibilidades.

La elección del vestido, las joyas, el peinado y maquillaje es fundamental. Las más seguras de sí mismas lo eligen solas, pero muchas delegan en las estilistas que son profesionales de la moda que se encargan de que todo el conjunto satisfaga las expectativas de su clienta y del público( cosa nada fácil), para hacer este trabajo. Una de las más conocidas es Rachel Zoe, muchas famosas recurren a ella porque, gracias a sus contactos con las firmas de moda, joyería, belleza… y su buen gusto, el éxito está asegurado.

En la reciente edición de los Oscar 2015 la crítica ya ha elegido a la mejor vestida, la que menos y a la que gusta a unos y a otros disgusta. La primera es Gwyneth Paltrow con un precioso diseño de Ralph& Russo y fabulosas joyas que se consolida en su posición de la mejor vestida en la ceremonia, con traje claro entallado y recto con cierto parecido al blanco de Tom Ford que llevó en la edición pasada y que tantos elogios cosechó.

La menos favorecida fué Scarlett Johansson con un look punk, radical corte de pelo, piercings, pendientes ultramodernos, un collar pañuelo-joya inclasificable y un vestido de Versace de un color verde esmeralda que con otros complementos hubiese triunfado en la alfombra roja.

La tercera en cuestión es Jennifer López que llevó un espectacular vestido de Elie Saab, bordado en perlas y lentejuelas, de color nude, con un pronunciadísimo escote que no resultaba favorecedor, la cintura iba muy marcada y la falda con mucho vuelo, tampoco le estilizaban la figura. Iba muy favorecida con el peinado y el maquillaje, aunque los labios de color rosa pastel rompían, un poco, la armonía del conjunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.