vestidos adolescentes

Los padres y los hijos discuten por la moda

El gusto es subjetivo y cada uno tiene el suyo. Muchos padres de adolescentes se quejan que no les gusta la ropa que eligen sus hijos y encima tienen que pagarla. Al tratarse de generaciones distintas es muy difícil coincidir pues la moda es muy cambiante y lo que a los padres les parece elegante a los hijos les parece aburrido.
La estética actual tiene muchos mensajes (moderno, hippie, sexy, agresivo, gótico…)que a los padres les incomoda y a veces asusta, lo cual crea muchos conflictos y discusiones en el hogar.
Aunque parezca esto problema también es una oportunidad para conocer la moda que nuestros hijos quieren seguir, analizando la filosofía que hay detrás de ella, pues nos da muchas pistas de como nuestro hijo entiende el mundo. La moda nos da la posibilidad de saber los chats o blogs en los que se mueven, la música que escuchan, aficiones…en resumen, permite saber la opinión que se van forjando de las cosas, sus intereses y gustos.
Para evitar tensiones se debe salir a comprar la ropa juntos, unas más «clásicas» para acontecimientos familiares y otras más «modernas» para salir con sus amigos. Si hay una prenda con la que no estamos en absoluto de acuerdo se la paga el adolescente de su bolsillo.
Para ir al colegio o estar en casa se vestirá de forma acorde con el entorno y que sea del agrado de los mayores.
Es importante recordarle a los jóvenes que lo que a una edad parece irresistible a otra resulta ridículo, hay muchos ejemplos de famosos que han suavizado su estilo y se han vuelto elegantes cuando en sus comienzos todo era provocación y mal gusto.
También es muy positivo enseñarles distintos ambientes para que vean que cada sitio requiere un estilo de vestir, no se puede ir de hippie a la ópera o de deporte a un buen restaurante.
Ir bien vestido es una señal de respeto hacia uno mismo y hacia los demás.