El cambio de imagen de Lady Gaga

Stefani Joanne Angelina Germanotta tenía clarísimo desde que era una niña que tenía talento y ambición, pero al intentar abrirse camino en el competitivo mundo de la música empezó a tener serias dificultades.

Gracias al apoyo incondicional de sus padres, que siempre creyeron en ella, adquirió la seguridad necesaria para enfrentarse a todos los obstáculos.

Empezó a cantar en pequeños establecimientos y conquistaba al público con su absoluta entrega, pero ella quería dar el salto a la fama y en las discográficas le hicieron ver que no tenía ni el nombre, ni el físico ni el estilo adecuado para ser una diva del pop.

Se encerró, literalmente, a componer canciones pegadizas y con mucho ritmo que sustituyeron a su anterior repertorio de baladas románticas de cantautora.

El nombre salió de una reunión de marketing donde varios creativos propusieron varias ideas y lady gaga fue el elegido por ella por ser el más llamativo y original.

Su físico y su vestuario estaban por definir y tras estudiarse con todo detalle decidió que su sello iba a ser la extravagancia y la provocación, su referencia es Madonna, eligiendo conjuntos surrealistas (trajes hecho de carne, peluches, piezas geométricas…) y elaborando coreografías imposibles de olvidar (se ahorca en el escenario, vuela, desciende del techo…), creando así un personaje único, polémico y completamente nuevo que mantiene al público expectante y entregado. Su triunfo es indiscutible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *