delgada

5 x 2: La dieta más rápida y sencilla para perder peso

Todos sabemos la pesadilla que supone perder peso y la presión de mantener una imagen estilizada. Con la edad es inevitable que tengamos tendencia a quemar menos grasa de la que acumulamos y en consecuencia aumentar el volumen corporal.
Hay miles de dietas, yo la he probado “casi” todas, pero inevitablemente te prohíben comer ciertos alimentos y hay que calcular las comidas como si fueran tratados de ingeniería. Llevo una vida demasiado anárquica como para eso y además basta que me prohíban algo como para andar obsesionada con ello.
La solución a mis problemas de peso llegó con la siguiente estrategia: comer cinco días de la semana de manera “normal”, cuando me refiero a esto significa que no hay que privarse de nada pero tampoco comer como un poseso, y dos días alternos tomar sólo 500 calorías, los resultados son casi inmediatos y el cuerpo se acostumbra a ayunar, con todos los beneficios (ampliamente estudiados) que la reducción de ingesta aporta al organismo.
En mi caso concreto sucedió así, me fuí a Irlanda a pasar un año escolar completo, allí el tipo de comida que abunda es la precocinada y eso unido a mi poca afición a la cocina hicieron que cada vez que me miraba al espejo me veía más horizontal que vertical, decidida a volver a mi tierra con un aspecto decente me puse a estudiar todas las dietas posibles, y esta que os estoy contando me ha devuelto a mi peso habitual.
Mis días de “ayuno” son entre semana y alternos, ej: lunes-miércoles,martes-jueves o miércoles-viernes…en ellos intento no tener demasiada actividad física porque al comer muy poco tengo menos energía (lógico), he
calculado que al día puedo tomar tres o cuatro piezas de fruta, muchísima agua y al atardecer (cuando quisiera comerme un buey con piel y todo) me tomo una patata al vapor o un pescado, y punto. El primer día que lo hice lo pasé muy mal, el segundo menos y el tercero te acostumbras, pero la satisfacción es inmediata,ves como vas “menguando” enseguida, el apetito los días normales es mucho más moderado que antes, desaparece la ansiedad por comer y valoras los alimentos como si fueran lo más preciado de tu vida, todo es positivo.
Merece la pena intentarlo y en internet tenéis toda la información disponible. ¡Mucho ánimo!